Posted by on sep 30, 2015 in Tipos de créditos | 0 comments

El Banco BBVA tiene entre sus productos el crédito de consumo con tasas y intereses bajos respecto de lo que ofrecen otros bancos y permite prepagar en buena parte la deuda anual sin tener que pagar un sobreprecio.

tasa

¿Qué es un crédito de consumo?

Los créditos de consumo, son préstamos de dinero que efectúan los bancos a las personas que tienen la suficiente capacidad de pago, con el compromiso de devolver el dinero en el más corto plazo posible. Aún teniendo en vista que un crédito de consumo es un préstamo bancario de corto plazo, el crédito de consumo BBVA permite pagar hasta en 84 meses y tener hasta 3 meses de postergación de cuotas cada año, si el cliente lo necesita.

Cómo mínimo, en el BBVA hay que pedir prestado $500.000 pesos, y hay tres meses para pagar la primera cuota del crédito de consumo. Cuando el cliente quiere prepagar la deuda, el BBVA permite hacerlo en cierto porcentaje sin costo. Ya es bien sabido que cuando uno prepaga las deudas bancarias, termina pagando mucho más que lo que pagaría si dejara la deuda tal cual está, con intereses y todo, y es que cuando uno se dispone a pagar por adelantado, le cobran comisiones extras, los intereses y hasta el papelito de comprobante.

consumo

¿Qué ley regula los créditos de consumo?

Cómo todo los temas financieros, los créditos de consumo no están exentos de ser regulados. Los créditos de consumo están regulados por la ley 18.010 que va marcando cómo pueden operar las operaciones de dinero y determina los límites de los intereses que puede cobrar el banco en las operaciones.

La ley indica en su artículo 1, que las operaciones de crédito de dinero son aquellas donde una parte entrega el dinero, y la otra se obliga a pagarla en un determinado plazo.

¿Cómo saber si calificamos para un crédito de consumo?

Casi todos los bancos evalúan a sus clientes de un modo similar, calculando cuanto es su ingreso líquido, y cuando es su ingreso final disponible. De todo esto los bancos presuponen cuanto es lo que una persona es capaz de pagar dependiendo de su nivel de endeudamiento y gastos.

A modo de ejercicio, podemos sacar cuentas de nuestra capacidad de pago restando del ingreso líquido todos los gastos que tenemos al mes. Si queda algún saldo disponible luego de pagar todas las cuentas, quiere decir que tenemos capacidad de pago equivalente al monto disponible que queda cada mes, y si no es así, no es conveniente pedir créditos, a menos que se trate de algo muy urgente y necesario.

Nunca resulta ser conveniente endeudarse en exceso, y hay casos de personas que piden créditos sobre créditos y luego ya no saben cómo salir de sus deudas, a menos que las renegocien todas juntas y los bancos les cierren todas las tarjetas de crédito. Cuando se tiene expectativas de obtener algún ingreso extra, como un bono, se puede incurrir en deuda de corto plazo sin problemas, todo es cuestión de planificar los plazos y montos a solicitar, teniendo certeza que se podrá pagar todo.