Posted by on sep 9, 2015 in Noticias | 0 comments

Todos sabemos que el dinero va perdiendo su poder adquisitivo mientras avanza el tiempo. Para evitar que eso suceda, los bancos tienen una fórmula que puede frenar la pérdida de valor del dinero, y esa fórmula la compone el denominado interés compuesto.

dinero

¿Qué es el interés compuesto?

El interés compuesto es la ganancia que se obtiene sobre un capital inicial, dejando como resultado un capital final. Mientras más alto sea el capital compuesto, más ganancia se obtiene sobre el capital inicial invertido.

La diferencia entre el interés compuesto y el interés simple, es que el interés compuesto produce ganancias sobre el capital más los intereses pasados, debido a que el capital inicial se va reinvirtiendo con sus intereses ya ganados y los nuevos intereses se acumulan sobre los intereses ya ganados. En el caso del interés simple, ésta ganancia sólo se produce como ganancia del capital inicial, el cual no se va acumulando sobre otros intereses, ya que se va retirando en cada periodo.

Un ejemplo de interés compuesto

intereses

Para entender cómo van creciendo los ahorros que están invertidos con la modalidad de interés compuesto, aquí va un ejemplo simple y sencillo que les ayudará a comprender en éste caso, cuanto ganarán en intereses, si invierten 1.000 pesos a 5 años, a una tasa de 10% anual.

Si en el año 1 invirtieron 1.000 pesos, multiplicado por 10%, tienen 100 pesos de ganancia o interés. Hasta aquí ya tienen 1.100 pesos. Para el año 2, un 10% de interés sobre 1.100 pesos les da 1.210 pesos. El mismo ejercicio se repite para el año 3, 4 y 5. Al año 5 se puede retirar 1.610 pesos.

Para grandes sumas de dinero, considerar ahorros o inversiones con éste tipo de interés en bastante conveniente, ya que el dinero crece más rápido que lo que lo haría con un interés simple.

Por cierto, las tasas de interés nunca van a ser de un 10%, pero considerando las sumas a invertir, siempre es bueno evaluar la opción de hacerlo, sobre todo éste año, en que las tasas bancarias tenderán a subir, aunque no se hagan muchas ilusiones, que jamás se harán ricos manteniendo el dinero en cuentas de ahorro. Una ventaja de los ahorros, es que los ahorros a plazo renovables son herramientas bastante seguras, comparadas con lo que ofrecen los fondos mutuos, las acciones o otras opciones más volátiles. También es cierto que a mayor riesgo, mayor es la posibilidad de ganar.

Por lo general uno no se fija tanto en las tasas de interés hasta que éstos nos empiezan a hacer pedazos los bolsillos. Un caso digno de análisis son las tasas de interés para los créditos hipotecarios. Estos créditos ocupan tasas excepcionalmente altas comparadas con todas las tasas de interés que se aplican en el caso de cuentas de ahorro o depósitos a plazo, y por lo mismo, a través del tiempo, podemos terminar pagando por una casa, hasta el doble de lo que costaba originalmente, sólo porque la compramos con un crédito hipotecario. Por otro lado, mantener una cantidad notable guardada ganando intereses, será apenas suficiente para lograr que el dinero no pierda tanto poder adquisitivo a través del tiempo, pero que con un ahorro se consiga obtener ganancias significativas, es incierto.